COMPROMISO Y RESPONSABILIDAD

Oct 30, 2020

Este 30 de octubre, en el patio Alpatacal y con la presencia del Director de la Escuela Militar, Coronel Francisco Arellano Soffia, además de integrantes civiles y militares de nuestro instituto, se realizó la “Entrega de Armas y Juramento a la Bandera” de los Soldados Conscriptos.

La ceremonia presidida por el Comandante de la División Educación suplente, Coronel Ricardo Stangher Quivira, es el más claro ejemplo de patriotismo, valor y honor, además de compromiso y responsabilidad que implica recibir el arma y jurar a la bandera, siendo fieles herederos de los héroes de La Concepción, que el 9 y 10 de julio del año 1882, cuando los 77 soldados chilenos al mando del Capitán Ignacio Carrera Pinto entregaron la vida en un gesto heroico que es recordado cada año por las futuras generaciones que realizan el Juramento a la Bandera en honor a quienes dieron la vida por la Patria.

En la jornada, se procedió a la entrega a cada uno de los Soldados Conscriptos del fusil, arma que representa la responsabilidad, disciplina y compromiso con la patria y el Ejército. 

El Comandante de la Unidad de Cuartel, Capitán Sergio Villaseca Zanzi realizó una alocución en que destacó lo sucedido en La Concepción el 9 y 10 de julio, que pasó a convertirse en un ejemplo enaltecedor de la estirpe guerrera, donde los 77 inmortales entregaron sus vidas, con valor, honor y arrojo, siendo un ejemplo de amor patrio, responsabilidad, compromiso y cumplimiento del deber.

A continuación, la Compañía de Soldados Conscriptos de nuestro instituto, al mando del Capitán Óscar Hernández Barrientos realizaron el solemne acto de jurar a la bandera. El Soldado Conscripto Diego Moreno Yáñez señaló que “es un gran honor jurar ante Dios y la Bandera. En este tiempo que llevamos en la Escuela nos hemos convertido en una familia gracias al espíritu de cuerpo y compañerismo”. Por su parte, el Soldado Conscripto Benjamín Ortega Aguilar, colocó gran énfasis en que es la primera y quizás única vez en su vida que juran a la bandera, convirtiéndose esta jornada en algo inolvidable y que recordarán para siempre. 

Posterior a ello, el Pastor Evangélico de la Escuela Militar, Pastor Pedro Rubio Cabello, realizó una oración para los soldados recién juramentados, mientras que el Capellán de la Escuela, Mayor Claudio Verdugo Cavieres procedió a bendecir a los jóvenes.

Finalmente, los presentes entonaron el himno del Ejército como una forma de sellar el emotivo inolvidable momento.